LA MISERIA DE LA MEDIOCRIDAD NO SE LA LLEVA EL VIENTO

La estupidez de los gestores gubernamentales se la lleva y la esconde el olvido

La estupidez de los que votaron a esos gubernamentales se la tienen que comer porque ni el viento les libra de eso

El fin de semana ha sido pasado por viento. El viento físico o atmosférico es el simple reflejo del vendaval que asola las economías familiares y estatales del país llamado España. Han aparecido ya las cifras del paro, las cifras de las familias en las que ambos cónyuges están en paro; han aparecido las primeras medidas satánicas de la magia negra de Obama en Estados Unidos, la devoción de deglución de humores corporales americanos por parte de Zapatero, de la Vega, y todo su gobierno.

Todo sale a la luz y lo que no se lleve el viento de este fin de semana es lo que nos quedará a todos. Esos parados familiares, que ascienden a más de 800.000 parejas, son, por estadística pura y dura, responsable en el 25% de lo que les sucede. El 25% de la población española (incluida la que no tiene derecho a voto) decidió que las mentiras de Zapatero tenían supremacía sobre las estupideces de Rajoy. Así pues, el 50% de la población es responsable de lo que sucede, pero es que le otro 50%, lo es también porque no hizo buen uso de su facultad democrática y no castigó este sistema capitalista-comunista-anarquista miserable que inunda toda la civilización occidental.

Así pues, las 800.000 familias en paro son responsables de lo que les ocurre; los 3.000.000 de parados son culpables de su situación y las mil maravillas de las empresas y banqueros que sobreviven felices a la crisis es consecuencia directa de lo que todos los anteriores han permitido. Entonces, que nadie se queje. La miseria de la mediocridad de España no se la va a llevar el viento que este fin de semana asola toda la península.

Tanta mediocridad junta nos ha llevado a tener que aceptar como legítimo a un presidente mentiroso, manipulador y que prostituye a su país como si fuese moneda de cambio; nos ha obligado a tragar con una oposición política de retrasados, de rezagados que viven en la inopia y que no saben las nociones básicas del liderazgo ni de la buena empresa. Esta es la misma mediocridad que llevará a olvidarse de todo lo acaecido cuando se supere la crisis y que devendrá en la reelección de un mentiroso o de un cuestionado. Con la cantidad de opciones que existen para cambiar el sistema actual de cosas, sólo se puede decir que este país o es estúpido o que el viento no puede con la miseria de la mediocridad.

REDACCIÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: