LOS EXÁMENES A LA BOLOÑESA Y A LA CARBONARA

Redacción Editoriales /JPEl individualismo, el interés, Andrés, y el afán de aprobar iguala a todos

No hay distingos entre estudiantes y manifestantes a la hora de estudiar

Las noticias sobre Bolonia y sus secuaces ya no saltan a la calle los jueves de cada mes. Ahora se han concentrado en alguna ocasión, el fin de semana, para compaginar resaca con manifestación. Así se saca partido de ambos estadios temporales y no hay que hurtarle nada al examen.

Y en eso estamos. El tiempo de vacaciones ya ha finalizado y ahora se suman a los estudiantes todos los antoBolonia que nada tenían que hacer. En estos momentos, apenas se distingue un burro de un corcel puesto que todos están amontonados por las mesas de los centros universitarios españoles.

Ningún boloñés desecha la pasta a la carbonara cuando se sabe que está sabrosa si se entiende qué es el buen gusto. Sin embargo, te han querido hacer creer que si no comes carne eres un poco más que retrasado o inconsciente por no saber que te falta la vitamina que sólo en el mundo mundial tienen ellos como remedio de todos los males e su salsa boloñesa.

Te dirán, que la carbonara lleva carne. Y puedes contestar que si le echas corcho, también lo lleva incluido en los ingredientes. Lo fundamental del período de exámenes de junio es que los antiBolonia ya no están molestando por los pasillos de los rectorados ni por los patios de los edificios históricos, sino que se encuentran en las Aulas de Estudio.

Todos juntitos y reunidos como los juegos Geyper, codo con codo, a ver quién consigue mejor nota o quién consigue aprobar con menos esfuerzo medio durante el curso. Es fácil darse cuenta que aprobar sólo requiere de una víctima y un depredador. Éste se acercó durante este mes de mayo por los aledaños de las facultades. Estudió a sus víctimas, esas cervatillas de ojos negro azabache penetrante.

En cuanto tuvo a una localizada, de esas que tienen todos los apuntes como buen relleno para el festín del abordaje; se lanzó; se tiró al cuello y contó su fantástica historia de Alicia y de sus penalidades durante el curso. Una vez queda todo justificado, unas fotocopias, y rumbo al aula a estudiar. No hace falta mucho esfuerzo para el requisito del suficiente. Una vez logrado el ecuador de los apuntes, casi se puede ir pasando del plan de estudio y regresar al bar.

Redacción Editoriales /JPAsí pues, toda esta masificación en las Aulas de Estudio es momentánea. Una vez hayan pasado unas semanas… todo volverá a la normalidad de las vacaciones. Pero estas ya serán las de verano. Entonces seguirá disfrutando cada uno de lo suyo: unos a la boloñesa atragantada y los otros a la carbonara.

REDACCIÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: