LA REINA, QUE NO OPINE; PERO QUE GARZÓN HAGA LO QUE QUIERA

noviembre 19, 2008

Que la Reina no opine. Ésta fue una premisa que funcionó como axioma durante muchos días de la semana pasada. Y como esposa que es del Rey, puede que sea más acertado que no opine; aunque acertado hubiese sido que no lo hubiesen escrito. Ahora, resulta que vamos a prohibir pensar incluso a la gente.

Según cómo se diga, es fácil tachar a cualquiera de franquista o de lo que sea. Porque sólo se puede estar de acuerdo con lo que dice el país. Lo que éste dice es ley; lo que dice su manual de estilo, sagrado. De entrada, a Franco no lo conocimos y a Carrillo tampoco, con lo que tampoco se tiene por qué caer en el comunismo. La cuestión es que otros personajes no solamente dicen sino que prostituyen la integridad del estado.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios